Paz entre policías

Dos sindicatos de la Policía Local y la Nacional piden calma a sus afiliados tras los roces mantenidos las últimas semanas

Fernando Pérez Ávila , Sevilla | 20.01.2011

 

Un apretón de manos, dos carteles corporativos y una rueda de prensa en un escenario neutral sirvieron ayer para sellar una especie de acuerdo para poner fin a los roces que se habían sucedido en las últimas semanas entre policías nacionales y locales. Los representantes del Sindicato Profesional de Policías Municipales de España (Sppme) en Sevilla y la Confederación Española de Policía (CEP) quisieron ayer destacar con este acto de conciliación celebrado en el centro cívico de la Buhaira la necesidad de que los agentes de ambos cuerpos de seguridad trabajen de manera coordinada en las calles.

Ambas centrales sindicales hicieron un llamamiento a sus afiliados para que se imponga la cordura en las intervenciones que realizan cada día en la calle. Los secretarios generales del Sppme, Manuel Bustelo, y de la CEP, Ángel Reina, destacaron que se ha generado una polémica absurda y sin sentido, puesto que hay policías locales que tienen hermanos y otros familiares en la Policía Nacional y viceversa.

La polémica surgió tras la emisión de un comunicado por parte de otro sindicato de la Policía Nacional, la Unión Federal de Policía (UFP), en el que se denunciaba una persecución por parte de los agentes municipales después de que varios vehículos de la Policía Nacional fueran multados por infracciones de tráfico. La UFP entendía que se trataba de una represalia por la detención de un agente local como presunto autor del lanzamiento de un petardo en las puertas del Ayuntamiento, que causó heridas a dos periodistas municipales.

“Creemos que no deberíamos haber sido nosotros los que demos la cara, sino las autoridades, tanto policiales como políticas, en este caso el Ayuntamiento y la Delegación del Gobierno. Pero entendíamos que alguien debía hacer algo y por eso nosotros estamos haciendo esta llamada a la calma”, explicaron ambos representantes sindicales. Tanto el Sppme como la CEP lamentaron el “mal ambiente” que se había generado en los últimos días y explicaron que fueron sus propios afiliados quienes les pidieron que “hicieron algo” para frenar este asunto antes de que se convirtiera en un problema mayor.

“Este tipo de declaraciones no ayudan en nada al buen entendimiento. Tenemos claros que los malos nuestros son los delincuentes y no podemos entrar en un conflicto entre nosotros”. Los representantes sindicales pidieron disculpas a la ciudadanía por “la imagen que se ha dado a raíz de este supuesto conflicto” y aseguraron no entender con qué fin emitió la UFP el comunicado que suscitó la polémica

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.