Opinión: Trabajar “en la nube” con más productividad, también en la administracíón pública

Vengo de trabajar por mi cuenta durante unos años, y vengo de tener la necesidad de disponer de toda la información de los proyectos en los que he trabajado, los correos, el calendario, etc. siempre accesibe en cualquier lugar y con cualquier dispositivo con el que me encuentre: mi PC de sobremesa, mi portátil, mi Iphone o incluso un cibercafé (que ya no sé si queda alguno).

Para eso, de manera casi inconsciente, casi siempre asesorado por mi compañero y mentor en estos temas Miquel Rodríguez, me monté mi humilde mapa de herramientas (Dropbox, GMail y Calendar de Google, wikis de proyecto, WordPress, etc.),  aunque no tan complejo como describe Eduardo Sánchez Rojo, en esta interesante entrada: Un analista en la nube.

Hace unas semanas que he vuelto a trabajar en una administración pública.

Lo cierto es que he constatado que todo no está tan mal como en ocasiones escuchaba. Pero si algo he echado de menos es esa forma de trabajar con más flexibilidad. Un ejemplo: por una leve enfermedad he tenido que estar en casa un par de días y no he podido acceder a los proyectos o la información con la que estaba trabajando (no penséis que es una información muy relevante o con datos personales o algo así).

Y eso que, he de decir, esta administración en la que trabajo está sensibilizada con el tema y ha empezado a introducir herramientas de este tipo (Google Apps), a las que podré acceder en breve. Esto nos la posibilidad , entre otras cosas, de coordinarnos y organizar mejor nuestro tiempo (Calendar), de generar documentos compartidos y colaborar en su confección (Docs) o de gestionar proyectos como equipos de trabajo, con acceso fácil a la información y con transparencia (Site).

La productividad real mía (y seguro que de muchos otros trabajadores públicos) y, por ende, la mejora del servicio que presamos a los ciudadanos, dependerá en gran medida de estar abierto a todas estas nuevas herramientas.

Y todo esto, además, es la base para empezar a plantear en serio otra forma de trabajar en la administración, donde fichar o la presencialidad en la oficina no es lo fundamental. Lo importante es lo que se produce o el valor que aporta el empleado, con las innumerables ventajas que se podrán producir respecto a la conciliación laboral-familiar, el  ahorro de costes para la administración y el empleado, etc.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.