La felicidad la destilamos nosotros

Reading Time: 2 minutes

La felicidad la destilamos nosotros, cada uno. Proviene de dentro, y realmente tiene poco que ver con lo que ocurre por ahí fuera.

Después de un año, una persona que ha ganado la lotería u otra que se ha quedado tetrapléjica son igualmente (in)felices.

Si basamos nuestra felicidad en esperar que “los astros se conjugen”, que todo nos vaya bien, que nos toque la lotería o que no suframos un accidente o cáncer, mal nos irá.

Todo esto no se me ocurre a mí, ni lo comenta una pitonisa de esas que sale de madrugada en un canal perdido de televisión, no. Lo dice Dan Gilbert, que es psicólogo profesor de la Universidad de Harvard, famoso por sus investigaciones sociales y autor del “Tropezar con la felicidad”.
Gilbert comenta que hay dos tipos de felicidad: la felicidad natural (la que tenemos cuando conseguimos algo que queremos) y la felicidad sintética (la que obtenemos cuando no tenemos lo que queremos). La primera está muy bien (va asociada a la “buena suerte”), pero el profesor insiste en que tenemos que trabajar la segunda, que habitualmente “está mal vista”, pero es felicidad al fin y al cabo. Creo entender que tiene que ver más con nuestra flexibilidad, con el “conformismo” (aunque no es eso exactamente), y con la habilidad de adaptar nuestras expectativas a nosotros mismos, a nuestras capacidades y a nuestro entorno.

Si tienes paciencia y tiempo mira este video de una aturullada, densa pero interesante conferencia de 20 min de Gilbert en TED 2004:

La moraleja (científica) es que podemos y debemos sintetizar o destilar la felicidad. Interesante mensaje para hacernos reflexionar en el plano personal y profesional.

Imagen de Mutluluk Bazen 25 Kuruştur Kimine Trilyon Yetmezken

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.