Albert Camus, una reflexión sobre nuestro tiempo hecha en 1957

Tengo la suerte de disfrutar de la (creo que puedo decirlo ya) amistad de una persona, Toni Pallicer, al que además considero un maestro, en el viejo sentido de la palabra, ya que me enseña y orienta.

Esporádicamente consigue elevarme de esta actualidad algo anodina, del “día y día”, de nuestros “affairs” profesionales, mediáticos, etc. Con sus sabias sugerencias e insinuaciones, me orienta a temas más esenciales, que me hacen pensar de verdad.

Quizás tenga que ver con que Toni es una de esas personas aún ajena a nuestra revolución digital, es una “rara avis” y no está sometido a estas maquinitas de pantallas de cristal líquido que nos tienen a todos obnubilados. Justamente eso hace que para él prime más el qué (contenido) que el cómo (el medio o canal). Toni se ha quedado en la esencia, en lo importante. Y yo, absurdamente, de vez en cuando trato de arrástralo a ese nuevo mundo, de “convertirlo” a esta nueva religión. Pero veo que, sabiamente, se resiste.

La última ha sido que, tras una interesante conversación que mantuvimos, me ha regalado un libro de ensayos de Albert CamusEl revés y el derecho“, que incluye también el discurso que pronuncio el autor en Estocolmo en 1957 al serle concedido el Nobel de Literatura y una conferencia que hizo unos días después en la Universidad de Upsala, todo ello a tres años de morir en un accidente de tráfico.

camus

No dejéis de leerlo los que estáis interesados por la función y el sentido del arte y la cultura. Sorprende la actualidad de algunas de las ideas que plantea en estos escritos de mediados del siglo pasado, en la que la búsqueda de la verdad y la libertad son sus fundamentos y la crítica social e inconformismo humanista impregna toda su obra.

La verdad es misteriosa, huidiza y siempre está por conquistar. La  libertad es peligrosa, tan apasionante como difícil de conquistar.”

Realiza una fuerte critica a la doctrina (aún extendida) que “la libertad no es sino un obstáculo en el camino del verdadero progreso“.

El academicismo de derecha ignora la miseria que el academicismo de izquierda utiliza. Pero en los dos casos, la miseria queda reforzada y el arte negado“. De plena vigencia por el abordaje fallido que se está realizando desde estas dos ideologías (?) de los problemas económicos y de valores que ahora tenemos, no?.

Y podemos terminar con el párrafo con el que también finaliza Camus su discurso de Upsala, pleno de optimismo y belleza, que a mí me hace estremecer:

Se ha dicho que las grandes ideas vienen al mundo en patas de paloma. Si aguzamos el oído, acaso oigamos entonces, en medio del estrépito de los imperios y de las naciones, como un débil aleteo, el suave bullicio de la vida y de la esperanza. Unos dirán que esta esperanza está alimentada por un pueblo; otros, por un hombre. Yo creo, en cambio, que está suscitada, reanimada y alimentada por millones de solitarios, cuyas acciones y obras niegan cada día las fronteras y las más groseras apariencias de la historia para hacer resplandecer fugazmente la verdad, siempre amenazada, que cada cual, con sus sufrimientos y sus goces, eleva para todos“.

Gracias, Toni, por conducirme a estos descubrimientos. Vete preparando el próximo, por favor.

Comparte:
  • Print
  • Facebook
  • LinkedIn
  • Google Bookmarks
  • PDF
  • RSS
  • email
  • del.icio.us
  • Digg
  • Add to favorites
  • Twitter
  • Yahoo! Buzz
Scridb filter

4 pensamientos en “Albert Camus, una reflexión sobre nuestro tiempo hecha en 1957

  1. Gracias por vuestros comentarios M. Antonia, Juan y Marga.

  2. A veces no hay nada mejor que dar con él amigo indicado, el libro adecuado o un blog conocido, para que despierte en nosotros la inmediata reacción asociada al verbo descubrir. Yo descubro aquí unas reflexiones muy interesantes.

  3. Encoratjador i reflexiu com el nostre estimat Antoni Pallicer.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.