Se puede… ser transparente

Reading Time: 3 minutes

Con esto de mis nuevas ocupaciones en Transparencia, este verano decidí emprender una aventura práctica y real para ejercer mi derecho al acceso a la información pública según la La Ley 19/2013, de 9 de diciembre, de Transparencia, Acceso a la Información Pública y Buen Gobierno, preguntado al Ministerio del Interior un dato concreto sobre las policías estatales.

A mediados de agosto, a través del Portal de Transparencia de la Administración General del Estado accedí al bloque de Derecho del Acceso a la Información, y me ofreció la Web dirigirme a la plataforma cl@ve para asegurar mi identificación electrónica. Ciertamente no me pareció nada sencillo, aunque reconozco el esfuerzo por explicar y detallar las opciones que se ofrece, pero… para mí, que ciertamente me manejo en este mundo de la tecnología no me resultó sencillo, no quiero pensar para una persona que no tenga tanta práctica. Al final opté por una de las modalidades denominada Cl@ve Permanente. Tenía que esperar a que me llegara una carta a mi domicilio con un código de acceso, y efectivamente, muy rápidamente llegó y pude autentificarme.

¿Intimidan estos procedimientos y limitan las solicitudes?. La reducida “demanda” de solicitudes que está habiendo ha abierto este debate. Ya hay algunas administraciones que optan por “saltarse” este requisito. Pero eso da para otra discusión, en el que pronto entraremos.

Sigamos. A partir de aquí pude realizar mi solicitud de información que quería que fuera no muy neutral o simple, pero tampoco que pudiera ser desestimada. Solicité las Tasas de Absentismo de la Guardia Civil GC y de la Policía Nacional PN, y les pedí que me explicarán la metodología de cálculo (ya que de ésta depende el resultado y hay muchas formas de obtenerla).

Realicé mi solicitud el día 4/9 y el día 24/9 ya disponía de dos resoluciones firmadas ni más ni menos por los Directores Generales de la Guardia Civil y la Policía Nacional, que me comunicaban que habían accedido a facilitarme la información que solicitaba y me la entregaban en ese acto.

Hecha ya una (sobre la dificultad de identificación), me restan dos valoraciones: sobre la herramienta o plataforma de gestión y sobre el contenidos de la respuesta.

Sobre la primera ciertamente quiero decir que me gustó, la información aparece bien ordenada y explicada, y los estatus de evolución se explican adecuadamente. Me informaba el sistema del día en que empezaba a contar el tiempo máximo de contestación, la unidad que me contestaría, etc. Además de los envíos de respuesta automática a los que estamos acostumbrados, en mi caso tuvieron que notificarme que mi solicitud “se duplicaba” y recibiría dos respuestas independientes.

portal AGE 2

Interesante tono del saludo y del “Sr. Tovar”. Buscando la personalización.

Sobre los contenidos: me contestaron, la GC sobre datos del 2014 (Tasa: 6,61) y PN sobre el primer semestre del 2015 (6,86), pero eso no es su culpa. Dicen que para recibir buenas respuestas hay que preguntar bien, y en mi caso este aspecto no lo concreté.

Debo felicitar a las oficinas o gabinetes de las Direcciones Generales de la GC y de la PN por el “talante” transparente, porque me explicaron cómo habían realizado el cálculo y porque antes del tiempo establecido como máximo me hicieron llegar la información.

Interesante experiencia. Ese es el camino. Alguien pensará que por supuesto que deben facilitar esta información, faltaría… y cómo no nos van a dar este dato. Pero, los que llevamos más de 30 años cerca de nuestra amada administración y sabemos de dónde vernimos, sabemos también que esto es un logro no fácil de conseguir (disponer de las herramientas y la organización adecuadas, de la decisión política y técnica, del cambio cultural de enfoque de los responsables y funcionarios, etc.).

No es un mal principio. Avancemos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.