Los trabajadores del conocimiento en la administración

Quizás a muchos nos vengan a la memoria determinadas personas en nuestra organización o departamento que saben y se dedican a buscar información, que tienen habilidades para encontrarla, cruzarla, la recopilan e incluso la preparan y difunden de forma adecuada. Se mueven perfectamente en las redes sociales, en la blogosfera y el mundo de Internet. Están a la última, especialmente de algún tema específico. No es preciso que sean muy creativos, aunque algunos también lo son. De hecho el producto que liberan es de gran valor para los creativos, los decisores o directivos.

Son los trabajadores del conocimiento o knowledge workers.
 Es un 'puesto' nuevo.

book-2869_1920

Los podríamos definir como aquellos trabajadores y trabajadoras que desempeñan algún rol en la manipulación y distribución de la información y le agregan un valor real a ese campo.

En la administración pública actual no son valorados. A su pesar y de los dineros que pagamos los ciudadanos en su sueldo que podía ser mucho más productivo. Está mal ubicados, ya que deben compatibilizar sus funciones con otras ordinarias, de esas típicas administrativas o técnicas a las que le damos más valor, normalmente.

Lamentablemente tratan de sobrevivir en un territorio hostil, donde ni por asomo la RPT le va a reconocer, ya que su trabajo está fuera de esquemas jerárquicos y de horarios laborales al uso.

En general, por ahí fuera, este tipo de perfil se identifica con su área de especialización, no con su empleador. La organización es un recurso, un espacio donde aplicar sus conocimientos. Su lealtad no se obtiene a través del salario sino a través de la oferta de oportunidades para su desarrollo. Si no se las dan, si pueden, se van, a generar valor en otro sitio.

Justamente por esa realidad, personas con estos perfiles no se están acercando ni se siente atraídas por las administraciones públicas. Si no arreglamos este problema el conocimiento estará fuera del sector público, y eso es grave. De hecho ahora ya está pasando, y tenemos que ir a buscarlo fuera.

Según Peter Drucker: “La más importante, y en realidad la verdaderamente única, contribución de la ciencia de la gestión en el siglo XX fue el incremento, en 50 veces, de la productividad del trabajador manual en la producción.
La más importante contribución que la gestión necesita hacer en el siglo XXI es, de manera similar, incrementar la productividad del trabajo del conocimiento. El activo más valioso de una compañía del siglo XX era su equipo de producción. El activo más valioso de una institución del siglo XXI (sea o no de negocios) serán sus trabajadores del conocimiento y su productividad.

Nota: Imagen de Pixabay

Comparte:
  • Print
  • Facebook
  • LinkedIn
  • Google Bookmarks
  • PDF
  • RSS
  • email
  • del.icio.us
  • Digg
  • Add to favorites
  • Twitter
  • Yahoo! Buzz
Scridb filter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.