¿Otra forma de formar en la administración?

Compartiendo estos días atras, en la Escola Balear d’Administració Pública EBAP un curso de formadores para directivos públicos profesionales, algunos participantes hemos reflexionado sobre la evidente crisis del formato y los resultados de las actividades formativas que hasta ahora desarrollamos en las organizaciones, y por supuesto también en las administraciones públicas (yo diría que incluso en mayor medida).

Muy interesantes me han parecido algunas reflexiones de Mario Sbert,  cuestionando la mayor: ¿es necesario hacer un curso para aprender?

road-sign-798175_1920 (1)

Las cosas han cambiado mucho últimamente: las personas tienen otras habilidades y recursos, casi toda la información y el conocimiento está accesible en internet de forma abierta y la conectividad entre personas y organizaciones es fácil y permite intercambiar experiencias de forma amable y muy eficaz.

Para aprender, lo importante es tener un fin, un objetivo (para qué?) y tener la voluntad (quieres?) de hacerlo, y mejor aún si hay entusiasmo.

Antes de ofrecer cursos a los trabajadores públicos y de aceptar su inscripción deberíamos hacerles estas dos preguntas. Lamentablemente hay bastantes trabajadores públicos que en ocasiones hacemos cursos o actividades formativas sin resolver bien esas dos cuestiones: no tenemos mucho interés en ellas pero nos las han sugerido nuestros responsables (y que conste que esto, por excepcional, deberíamos alabarlo), es un requisito para optar a un puesto, nos permite tener algunos puntos más en nuestro CV, etc. Pero realmente: ¿lo queríamos hacer?, ¿lo abordamos con actitud positiva?, ¿nos sirve para algo?.

Es cierto que una organización no puede dejar de definir unos objetivos de adquisición de competencias y conocimientos, y debe marcar un itinerario formativo a sus empleados, por supuesto. Pero realmente no podemos seguir haciendo todo esto con el mismo formato. Lo importante es poner al alcance de todos los conocimientos y contenidos que queremos implementar, y dejar que cada uno los aborde a su manera. Todas las personas somos diferentes, tenemos ritmos diferentes y salimos de un punto de partida diferente.

Podemos, como organización, ofrecer herramientas, espacios y contenidos con ese enfoque y promover su utilización, pero realmente nos interesan funcionarios preparados y competentes, y no nos debería importar mucho dónde o cómo lo han conseguido.

Finalmente, como organización podemos poner nuestro esfuerzo en ser capaces de acreditar de forma objetiva que esas personas tienen las competencias y los conocimientos que son necesarios, para que podamos cubrir bien nuestros fines y objetivos, contando que ese proceso sea claro, transparente y aceptado por todos.

Podría ser un buen principio para cambiar esta nuestra administración que languidece !

Imagen de Pixabay

Entradas a este blog relacionadas:

FOTOS INSTANTÁNEAS PARA EVALUAR EL RENDIMIENTO, NUEVA OPCIÓN

¿EL PLAN DE CARRERA DE LOS FUNCIONARIOS SERVIRÁ PARA MEJORAR LOS SERVICIOS PÚBLICOS?

 LA NUEVA FORMA DE HACER FORMACIÓN EN LAS ORGANIZACIONES

Comparte:
  • Print
  • Facebook
  • LinkedIn
  • Google Bookmarks
  • PDF
  • RSS
  • email
  • del.icio.us
  • Digg
  • Add to favorites
  • Twitter
  • Yahoo! Buzz
Scridb filter

4 pensamientos en “¿Otra forma de formar en la administración?

  1. Gracias por pasearte por aquí, Toni.
    Pues ya has aportado dos interesantes ideas que suenan muy bien y que tienen “pinta” de ser perfectamente realizables. Sólo es ponerse. Con la Comunidades y el “mentoring” creo que podríamos avanzar mucho, de hecho ya hay experiencias incipientes en esa línea interesanes (Diputación de Alicante, por ejemplo).
    Saludos.

  2. Gracias Mentxu por tu comentario. Hecho! He repasado el estudio y me ha parecido muy interesante. Enhorabuena por el trabajo.

  3. Interesantes reflexiones, Jaime.
    Quizá un camino sea el microlearning, pequeñas píldoras formativas que las personas interesadas “compran” en plan supermercado. Si quiero aprender una función de Excel no tengo porque “tragarme” todo un curso de Excel; si tengo una duda algún aspecto de los contratos menores, no tengo que asistir a un curso de la ley de contratos….
    Otro camino las comunidades de pràctica, de apredizaje o la intervisión, donde se plantean y resuelven problemas entre iguales, con dinamización “externa” o no.
    En el fondo se trata de “deconstruir” los cursos, recordando que son un medio no un fin. Està claro que lo obvio, por obvio, a menudo se nos escapa 😉

  4. Muy interesante tu post! Te invitamos a revisar el último estudio colaborativo de NovaGob sobre la formación en las organizaciones públicas. Hasta el día 10/08 hemos dado plazo para contar con aportaciones de personas referentes. Lo encontrarás en http://bit.ly/novaformación. Puedes insertar comentarios directamente en la WikiGob o enviármelos a mentxu@novagob.org

    Saludos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.