La formación de los funcionarios ha muerto. ¡Viva el aprendizaje!

Ahora que llevo más de cuatro meses en mis nuevas responsabilidades de formación para trabajadores públicos, ya empiezo a tener algunas “sensaciones” nuevas que quiero compartir.

La formación para las personas que trabajamos en las administraciones públicas no podemos seguir desarrollándola sobre los mismos esquemas que hemos hecho hasta hace muy poco.

Mi antecesor en la Escuela Balear d’Administración Pública EBAP, Fernando Monar, ya me lo decía y de hecho dejó en marcha o apuntados algunos proyectos que se basaban en este cuestionamiento. Y además, cuando les preguntamos a los expertos sobre este tema también van en esta línea. Tenemos la suerte de contar en el Consell Rector de la EBAP con dos personas: Manel Muntada y José Ántonio Latorre, que nos invitan constantemente a la reflexion y ser críticos con lo que hacemos.

El núcleo fundamental de esta nueva idea es superar la forma 
habitual de ofrecer formación y orientarse a facilitar el
aprendizaje autónomo y abierto de los trabajadores públicos.

Y eso tan fácil de decir, supone un cambio radical de las funciones y las estructuras de nuestros institutos o escuelas públicas. Y ya sabemos que nos produce algo de vértigo eso de abandonar lo que estábamos haciendo desde hace tantos años y en lo que nos sentimos seguros.

De hecho en el primer Consell en el que participó que Manel Muntada nos invitó a que cambiaramos de nombre! , y en vez de llamarnos Escuela (que denota formación) que buscáramos otro que pusiera el foco más en el aprendizaje.

En esta línea, por supuesto que la apuesta por la formación on line es una necesidad (y aún no hemos resuelto bien a transformacióń de los contenidos “en papel” en formatos e-learning), pero eso ya no es suficiente. La utilización de otros canales (multimedia, videos, etc.) es imprescindible. Los MOOC en abierto nos ofrecen oportunidades de conectarnos y hacer red con gentes de otras administraciones e incluso de fuera de las mismas.

También la línea que separa la formacióń de los funcionarios y la del resto de trabajadores cada vez se difumina más. Los MOOC son un ejemplo, pero también la fomación en competencias digitales (otro ejemplo), que ya se está acreditando por otros organismos de las administraciones públicas para cualquier persona y eso puede servir para acreditarla también en la función pública.

La realidad de los trabajadores públicos (como la de todos) ha cambiado: internet ha revolucionado la forma de aprender y casi toda la información y los contenidos están al alcance de todos, gratis, en abierto y en ocasiones son de mucha calidad (sólo es cuestión de saber elegir la fuente adecuada). Así pues la apuesta por la autoformación es clave, debemos promoverla y organizar pruebas de acreditación de conocimientos que tengan en cuenta esa realidad, pudiendo (o no) ofrecer también los contenidos (cursos en abierto on line) sobre esas materias.

Diseñar y desplegar accciones para la gestión del conocimiento es otro de los elementos claves que deberemos desarrollar más en el futuro: las comunidades de prácticas y en general la facilicitación de espacios y redes para que la gente interesada se conecte e interaccione para gestionar sus necesidades de aprendizaje de forma autónoma será/es fundamental en las escuelas públicas. Los programas como el Mentoring o similares pensamos que deben adquirir más peso, y eso que estamos comrprobando que no es fácil implantarlos, pero es especialmente necesario ahora que no podemos prescindir del importantísimo “conocimiento que se jubilará” en los próximos años en las AAPP. 

Todo esto hace que el perfil de los clásicos profesores ya no nos sirva, de hecho está casi desapareciendo. Estamos como locos tratando de integrar en nuestras estructuras formales (y no está siendo fácil) las nuevas figuras que serán el eje del aprendizaje en el futuro: dinamizadores, mentores, coordinadores, …  y las que saldrán en el futuro que aún no conocemos.

Así pues, hemos visto que el aprendizaje es algo mucho más ábierto y complejo, que sobre todo se produce de forma “informal”, y lo que tendríamos que hacer las escuelas e institutos públicos es favorecerlo, reconocer que no es homogéneo, que las personas de nuestras organizaciones tienen diferentes intereses, diferentes tiempos para adquirirlos, que optan por diferentes canales y que presentan diferentes situaciones familiares o de ocio que condicionan su ejercicio.

Por eso decimos: La formación de los trabajadores públicos ha muerto. ¡Viva el aprendizaje!

Nota: Imagen de Pixabay

Entradas anteriores en este blog relacionadas:

OTRA FORMA DE FORMAR EN LA ADMINISTRACIÓN

FOTOS INSTANTÁNEAS PARA EVALUAR EL RENDIMIENTO, NUEVA OPCIÓN

¿EL PLAN DE CARRERA DE LOS FUNCIONARIOS SERVIRÁ PARA MEJORAR LOS SERVICIOS PÚBLICOS?

 LA NUEVA FORMA DE HACER FORMACIÓN EN LAS ORGANIZACIONES

Comparte:
  • Print
  • Facebook
  • LinkedIn
  • Google Bookmarks
  • PDF
  • RSS
  • email
  • del.icio.us
  • Digg
  • Add to favorites
  • Twitter
  • Yahoo! Buzz
Scridb filter

2 pensamientos en “La formación de los funcionarios ha muerto. ¡Viva el aprendizaje!

  1. Guillermo, creo que das con la clave.
    Fíjate que tu planteamiento es que tú le facilitas a los alumnos el camino. En el fondo lo que tú aportas es saber y transmitir dónde están las buenas fuentes de información y que tengan habilidades y competencias para explotarlas al máximo. Y en este momento las que son digitales, de las redes sociales y las de trabajo colaborativo son esenciales.
    Si yo tuviera una empresa privada y tuviera que seleccionar a una persona, yo no contraría a alguien que no me acriditara que está observando/conoce las nuevas tendencias en el negocio (y para eso las redes sociales son inevitables) y que participa o conoce las principales redes que hay en ese ámbito. Pero trabajo en la administración… 🙁

  2. Hola Jaime, buenos días. Conozco a Fernando. Comparto plenamente lo que planteas. En cursos de formación que imparto, más que transmitir conocimientos, intento transmitir la nueva de aprender y de conocer. Trabajo en contratación pública. Este campo de conocimiento está constantemente fluyendo. Creo que salvo unos pocos afortunados el resto nos tenemos que resignar y aceptar que nunca vamos a saber lo que necesitamos en nuestro trabajo. Por ello, lo que les enseño es a moverse por Internet; a apuntarse a comunidades y redes profesionales de contratación pública; a participar en foros; a colaborar en wikis; a seleccionar fuentes de información; a manejar twitter.

    Ningún funcionario debería pasar un sólo día sin poder acceder a Internet y leer en blogs o en wikis; ver vídeos y presentaciones; discutir en foros; …., todos los días se puede/debe aprender.

    No obstante, hay sitios donde Internet está “capado” y donde la única opción es un “único” curso al año.

    He pasado la publicación a la comunidad de formación del INAP SOCIAL.

    Un saludo y buena mañana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.